José Ramón Couso: “En cuestión de 12 meses ha cambiado y evolucionado mucho el Derecho Bancario”

El Derecho Bancario es una de las ramas jurídicas que, probablemente, más afecte a todas las demás. Como explica José Ramón Couso, diputado 2º del Colegio de la Abogacía de Madrid y presidente de la Sección de Derecho Bancario, esta disciplina jurídica afecta a otras como el derecho inmobiliario, las inversiones o la fiscalidad.

No solo es una especialidad muy amplia, sino que también es una materia de rápida evolución. El ICAM es pionero en la organización de los Congresos Nacionales de Derecho Bancario que sirven de foro de debate y reflexión ante la rápida transformación del sector, y que este año celebran su tercera edición los días 25 y 26 de mayo.

En los días previos a su celebración, OtroSí ha hablado con José Ramón Couso para conocer cuáles son las principales novedades que trae consigo esta III edición del Congreso Nacional de Derecho Bancario.

Pregunta. ¿Cuál es la importancia del Derecho Bancario como rama del Derecho?

Respuesta. El Derecho Bancario es una materia transversal porque al poner el apellido bancario a cualquier disciplina jurídica hace que adquiera una singularidad propia. Por ejemplo, cuando hablamos de financiación, no es lo mismo una financiación bancaria que extrabancaria.

Cuando hablamos de derecho regulatorio, la materia que más regulada está por los poderes públicos es el Derecho Bancario. Si hablamos de fiscalidad bancaria todos sabemos las novedades recientes que hemos tenido en materia de impuestos adicionales a la banca, o si hablamos de derecho inmobiliario la singularidad que hay respecto de los inmuebles adjudicados a los bancos, por no hablar de otras materias como pueden ser las carteras, solvencia…

Por lo tanto, poniendo el apellido bancario a otras materias jurídicas estamos entrando en terrenos que tienen autonomía y singularidad propia.

P. ¿Cuáles son las tendencias del Derecho Bancario? Cada vez se habla más, por ejemplo, de las criptomonedas y los criptoactivos…

R. Esa es una de las materias en las que las entidades financieras están siendo pioneras. En materia de tecnología blockchain ya hay mucho avanzado y este 2023 está siendo el año en el que estamos viendo que ha entrado en vigor el primer reglamento europeo que ha modificado la ley del mercado de valores, de sociedades de capital, tenemos el reglamento MiCA en ciernes… Y esto cambia profundamente el sector de la financiación, recordando que las entidades financieras tienen ese doble rol de admitir depósitos de clientes y financiar. Por eso es un sector tan regulado, por la garantía que debe darse siempre a quienes son los depositantes.

Pero hay otras materias, como pueden ser los criterios ESG, sobre sostenibilidad, medioambiente y gobernanza, que tienen un papel determinante, fijado por la propia Comisión Europea, de modo que el cambio hacia una economía circular y hacia la descarbonización en general de los sectores productivos va a estar capitaneado, si no liderado, por las entidades financieras. Porque estas son las que van a apoyar y a financiar proyectos sostenibles y a denegar o poner financiación más cara a proyectos que no cumplan con estos criterios ESG.

Por tanto, son muchos los retos y la transformación del sector de las entidades financieras es realmente rápida y muy importante.

P. ¿Con qué novedades cuenta el III Congreso Nacional de Derecho Bancario?

R. Novedades hay muchas, tanto en materia legislativa como en materia jurisprudencial. La entrada en vigor, por ejemplo, de un nuevo marco legislativo en las situaciones de insolvencia, tanto actual como inminente, e incluso la probabilidad de insolvencia de empresas hace que las entidades financieras y los acreedores financieros deban tener una posición proactiva a la hora de gestionar esos procesos de refinanciación y con herramientas mucho más amplias, facilitadas por las directivas europeas y por el nuevo marco que tenemos en la ley concursal, va a hacer que sean las entidades financieras las que tengan un rol decisivo a la hora de, primero, diagnosticar qué empresas son o no viables y, segundo, en aquellas empresas en las que haya una viabilidad real, tomar decisiones que pueden implicar incluso el cambio del equipo de gestión, el tomar una participación en accionariado, acometer ventas de empresas o de unidades productivas…

Con lo cual el rol de la banca, por ejemplo, en esta materia o en la gestión de situaciones de insolvencia empresarial es realmente importante.

Y otra de las funciones que está tomando cada vez más importancia es el desarrollo institucional por parte de la banca pública, la banca pública europea, a la hora de facilitar la sangre financiera a las empresas, por ejemplo, tras la crisis del covid. La liquidez, que no solo se ha dado a través de la financiación de entidades con el aval del Estado a través de las famosas líneas de crédito ICO, sino que estamos viendo que se va a canalizar cada vez más a través del Banco Europeo de Inversiones, el Banco Europeo de Desarrollo, etc. Financiación pública para proyectos y, sobre todo, para proyectos de desarrollo económico sostenible.

Con lo cual, estas son novedades importantes respecto al Congreso que tuvimos el año pasado. En cuestión de 12 meses ha cambiado y evolucionado mucho esta materia.

P. ¿A quién va dirigido este congreso? ¿Solo a profesionales del Derecho Bancario?

R. Es un Congreso en el que hay más de 50 ponentes y en el que vamos a hablar de arbitraje a la hora de reclamaciones de consumidores y usuarios, de la legislación que viene en materia de la autoridad independiente en reclamaciones o de vivienda, y en el que los acreedores bancarios y los financiadores van a tener un rol muy importante.

O incluso de los gestores de vivienda, sean SAREB u otras compañías que tienen relación directa o indirecta con entidades financieras a través de los procesos de adjudicación de inmuebles, ámbito en el que la recientemente aprobada ley de vivienda va a suponer una importante novedad, o incluso para aquellos abogados que sin estar directamente relacionados con el sector financiero, sí que lo están con el sector de consumidores, con el inmobiliario, con el regulatorio, con el de la insolvencia… Y por qué no, con el de las tecnologías.

Además, tenemos dos mesas en este Congreso realmente rupturistas, y que son una continuación del I Congreso Nacional de Tecnología Blockchain que hicimos en noviembre, y en las que vamos a hablar concretamente de los retos que ofrece para la CNMV, con su subdirector, con los Registros de la Propiedad, con Notarios, con Councils de Grant Thornton y otros despachos… Que nos van a hablar, incluso desde el punto de vista fiscal, de cómo afecta la tecnología blockchain en esta materia. Y desde este punto de vista sí que es importante decir que hay otras entidades financieras que están haciendo, por ejemplo, banca sostenible y que eso también es de interés para abogados que puedan estar relacionados con el mundo de las ONG, fundaciones bancarias, etc.

Con lo cual, creo que hay un sector muy amplio de personas que sin estar directamente trabajando en entidades financieras, o en despachos que están relacionados con el sector financiero, pueden tener este interés: inmobiliario, tecnológico, fiscalidad, los retos que hemos comentado de sostenibilidad, medioambiente… Y, si me apuras, el euro digital que viene como algo que tenemos ya encima, que nos va a cambiar nuestra forma de vida y nuestros hábitos y todo eso lo tenemos ya en puertas.

Pensemos que el Derecho Bancario es un Derecho que incide en la economía doméstica y en la economía de todo un país, por lo que animaría a todos los compañeros profesionales que tengan esta relación a asistir a alguna de las mesas redondas o a todo el Congreso.

P. ¿Cómo ve el futuro del Derecho Bancario?

R. Desde luego la regulación, no solo europea, sino del Banco de Basilea, del FMI o del Banco Mundial, que cada vez pone más el foco en que la financiación es una de las herramientas fundamentales para el desarrollo económico. Siempre lo ha sido, en todos los países del mundo. Y es esencial, sin perjuicio de que hay otras formas de financiación que están también dentro del sector y de la evolución del propio derecho bancario.

Es decir, hay que regular y supervisar de alguna manera la financiación que venga por formas alternativas no directamente bancarias, como los Family Office o bancos de inversión, o incluso crowdfunding, para que tenga las garantías jurídicas suficientes.

Nuestras economías domésticas y empresariales necesitan financiación, necesitan garantías para los depósitos, para las inversiones que se realizan… Y la tecnología y la evolución hacia una economía descarbonizada va a incidir, y está incidiendo ya, en esta punta de lanza que es el derecho bancario para coadyuvar a esa transformación. Con lo cual, no te digo que vaya a ser algo rupturista, pero sí que esta evolución está yendo muy rápido y hay que estar al día de todas las novedades.

Contenidos destacados

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

CONTENIDOS RELACIONADOS

La clasificación de los créditos nacidos de la derivación de responsabilidad...

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo civil, de 31 de...

Instrucción de la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública

Sobre la rectificación registral de la mención relativa al sexo regulada en la Ley 4/2023, de 28 de febrero

Justicia gratuita, designación letrada y abuso del derecho. Consideraciones, balances y...

Como es sabido, el derecho de defensa se encarna en dos...

El Supremo consolida su doctrina ante la omisión de antecedentes por...

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo civil, de 27 de...