El ICAM homenajea a Lola Conde, una abogada con vocación de servicio

Mas de un centenar de abogados acuden a la llamada de la entidad colegial para rendir tributo a esta jurista recientemente fallecida

Javier Escolano
Javier Escolano
Periodista jurídico

Se quedó pequeño el espacio de la Biblioteca del ICAM para rendir sincero y justo homenaje a Lola Conde, directora de la asesoría jurídica corporativa del Banco de Santander, fallecida el pasado 27 de octubre tras una enfermedad. A la llamada del Ilustre Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM) respondieron cerca de un centenar de abogadas y abogados vinculados a la entidad financiera y a la abogacía de los negocios.

En dicho acto celebrado este miércoles por la tarde, presidido por una gran foto de la propia Lola Conde y distintas imágenes que se iban proyectando de su convocatoria, amenizado al final por el Coro del ICAM, coincidieron la familia directa de la homenajeada, su marido Ángel y sus dos hijos Álvaro y Fernando que recibieron del decano madrileño, Eugenio Ribón, la máxima distinción colegial a título póstumo, con destacados juristas de la abogacía de los negocios.

En este sencillo, pero emotivo acto tomaron la palabra distintos juristas vinculados a la trayectoria profesional de Lola Conde, que revelaron su calidad como abogada en sus facetas de letrada del Banco de Santander y docente junto a su talla humana como persona, siempre dispuesta a ayudar a los demás.

Las palabras finales de Eugenio Ribon, encargado de la laudatio de la homenajeada, saludando en primer lugar a su marido y a sus hijos en un tomo cercano, como si estuviera dirigiéndose a ella, resaltaron “tu humanidad, generosidad, alegría e inteligencia, como amante que fuiste de tu profesión donde brilló tu capacidad de sacrificio y entrega admirable, luchadora infatigable, valedora del derecho de defensa y un auténtico baluarte para el mundo de la abogacía”.

También destacó el decano “esa manera tuya única, inspiradora y positiva que tenías de andar por este mundo”, y que gracias a “tu capacidad para motivar a los demás y tu visión clara y valiente, inspiraste a muchos a seguir tus pasos, contribuyendo a la formación de muchas generaciones de jóvenes abogados que han heredado tus valores”.

Una mujer irrepetible

Por su parte Jaime Pérez Renovales, secretario general y del consejo del Santander, fue la voz de los representantes de esta entidad financiera en este evento. Recordó cómo al poco de incorporarse a dicha entidad tuvo que acudir a una reunión en Londres con inversores malayos cuando estallo el caso Lehman Brothers: “era un asunto complejo, pero ahí estuvo Lola, quien gestionó el tema con bastante solvencia”.



Desde su punto de vista, “si hay un adjetivo que definía su forma de ver la vida y su pasión por el trabajo, ese ha sido a lo largo de estos años la intensidad. Cuando volví a ver estas Navidades la película “Qué bello es vivir” y surge la escena en la que el ángel le dice al protagonista que va a ver su vida sin que él hubiera vivido, es evidente que nuestra vida sin el contacto con Lola hubiera sido diferente. Una mujer diferente que ha dejado huella entre nosotros”.

En su turno de palabra, José María Alonso, decano emérito de la entidad colegial, subrayó que “iniciamos nuestra relación profesional cuando fui elegido decano. Le propuse que impulsara la sección de Abogados de Empresa del ICAM, donde coincidió con otra abogada como Elia Esteban y la verdad es que no tardó ni un minuto en aceptar ese cargo. Solo me dijo que lo hablaría con Jaime Pérez Renovales y Óscar García Maceiras, sus superiores en el banco, quienes le dieron el visto bueno”.



Alonso también recordó el apoyo de Lola “en los actos del 425 Aniversario del ICAM, donde su colaboración fue muy importante para que un colectivo como es el de los abogados de empresa o general counsel, cada vez más importante en el seno de las compañías tuviera su representación en dichas jornadas. Fue una persona cercana, un líder nato que se entregó en su trabajo con pasión. La vamos a echar mucho de menos”.

José Ignacio Monedero, secretario general de la Junta de Gobierno del ICAM, también tuvo unas palabras para glosar la figura de Lola Conde, a la que conoció en los años noventa cuando se preparaba las oposiciones a la Abogacia del Estado: “al final se dio cuenta que no era lo suyo, pese a que era brillante y conocía bien la temática de la oposición, y acabó enrolada en el mundo corporativo del Banco de Santander, donde ha desarrollado una exitosa carrera profesional en los últimos veinticinco años”.



Monedero, también emocionado, recordó que “Lola siempre estaba atenta a todo lo que te preocupaba, en mi caso preguntaba mucho por mis hijas y futuro profesional. Nunca puso barreras importantes en su trato cercano. Siempre fue un ejemplo a seguir para todos nosotros. Ahora estoy convencido que muchos jóvenes abogados que han tenido la suerte de ser formados por ella van a seguir con sus valores y forma de ver la vida, tan intensa y vital”.

Por su parte Ana Buitrago, diputada de la Junta de Gobierno del ICAM, resaltó en su intervención que “Lola fue una persona excepcional, ejemplo de dedicación y compromiso en todo lo que hizo. Un líder natural con una gran capacidad de creación e innovación. Una persona única de la que me siento afortunada por haber compartido tantos momentos. Siempre fue una abogada con gran energía y notable capacidad de servicio a los demás. En esa doble faceta de abogada y docente siempre la vimos con ganas de seguir aprendiendo”.



Desde su punto de vista, “esa vocación de servicio a los demás es algo que nunca debemos olvidar de ella. Su trabajo como copresidenta de la sección de Abogacía de Empresa y responsable del Master de Acceso a la Abogacía en el ICAM fue digno de elogio. Siempre luchó por la igualdad entre hombres y mujeres y por que las mujeres juristas destacáramos más a nivel profesional. Ha dejado una huella imborrable, sin duda”.

Una abogada amante de la formación

Para José Ramón Couso, abogado y también diputado del ICAM, el primero en intervenir en el acto, “este ha sido un evento emotivo porque Lola Conde como persona y profesional no dejaba indiferente a nadie. Su generosidad estuvo siempre ahí y sus aportaciones a la sección de Derecho Bancario del ICAM que me honro en presidir fueron notables y decisivas. Nadie puede dudar de su capacidad de liderazgo y empatía. Fue una suerte trabajar con ella”.



En su opinión hay hasta diez elementos que definían su forma de trabajar y de ver la vida: “tenia la ilusión de seguir innovando; la profesionalidad en su trabajo, siempre cercana desde la asertividad y cordialidad; el compromiso con lo que hacía y su vinculación al Banco de Santander, del que se sentía orgullosa de pertenecer; la humanidad que la hacían próxima a los demás; así como su sentido del humor e ingenio. Una mujer irrepetible”.

En su turno de palaba Elia Esteban, directora de la asesoría jurídica del Grupo ASISA y presidente de la sección de Abogacía de Empresa del ICAM, también explicó su estrecha relación con Lola Conde. “Ha sido una compañera ejemplar en estos años que hemos trabajado juntas para revitalizar la sección de abogados de empresa del ICAM. Siempre tuvimos una buena compenetración y es una pena que no haya podido ver uno de sus proyectos más pensados como va ser este I Congreso de la Abogacía de Empresa que celebraremos este año”.



Lola Conde, una profesional con tres pasiones como fueron su familia y amigos, la abogacía y la docencia, deja un legado importante a nivel profesional y personal. Eso hizo que a este evento, el primero que organiza el Colegio de la Abogacía de Madrid tras las vacaciones navideñas, tuviera una respuesta notable de asistencia, tanto a nivel cuantitativo como cualitativo.

La abogacía de los negocios, presente

De la amplia representación del Banco de Santander, la entidad donde Lola desarrollo su notable carrera profesional, hay que resaltar a Jaime Pérez Renovales, Secretario General y del Consejo; Isabel Tocino, vicepresidenta y consejera; Adolfo Díaz Ambrona, secretario general de Santander España; Mauricio Corral, director de la Asesoría Jurídica Procesal Corporativa; Javier Illescas, Group Head of Corporate Legal and Vice-Secretary of the Board at Banco Santander, entre otros directivos.

Respecto a la abogacía de los negocios, acudieron a esta cita una amplia representación de los principales despachos del país, como fueron los casos de Jesús Remón, socio presidente de Uría Menéndez, que se saludaba con Alejandro Touriño, socio director de ECIJA, acompañado por los socios de laboral Fernando Vizcaíno de Sas y Raúl Rojas, poco antes de iniciar el acto.

Para Vizcaino de Sas, “Lola fue una extraordinaria abogada y magnífica relaciones públicas, una mujer que conocía todo el mundo y nos trataba a todos con un gran cariño. Como decía aquel insigne escritor, Ruyard Kipling, trataba a todos igual desde el rey hasta el vasallo. Realmente es una pérdida tremenda porque su vitalidad fue encomiable. No he visto a nadie con más deseos y alegría de vivir. Siempre tuvo claro el papel clave de los abogados de empresa y lo demostraba con su ejemplo en el Banco de Santander”.

Al mismo tiempo, Antonio Vázquez Guillen, socio director de Allen & Overy España y Patricia Razquin, directora de comunicación de esta despacho y amiga personal de Lola durante años, conversaban con Joan Roca, presidente ejecutivo de Roca Junyent y Manuel Martín, senior partner en Gomez-Acebo & Pombo, quienes coincidieron en la talla profesional y personal de la homenajeada.

Para Joan Roca “el contacto con Lola era siempre muy gratificante e intenso. Hablar con ella suponía cargar las pilas porque tenía una vitalidad extraordinaria. Tenia una clarividencia importante para saber plantear bien los temas, con lo cual en el trato profesional se perdía poco tiempo con ella. Solo tengo buenas palabras hacia ella. Ha sido un placer trabajar con ella tantos años y es una lástima que se nos haya ido tan pronto”.



Junto a ellos, otros juristas que hicieron acto de presencia en este sentido homenaje fueron el diputado de la Junta de Gobierno del ICAM y socio de Andersen, Javier Mata, el también socio de la firma, Ivo Portabales, y Javier Fernandez Lasquetty, socio de Elzaburu, quienes coincidieron en destacar la valía de esta abogada y su cercanía en el trato personal. “Una persona sencilla que se dejaba querer, muy próxima a sus alumnos en la docencia”, señalaba Javier.

Por su parte Pilar Menor Global, co Chair Employment DLA Piper y Senior Partner de DLA Piper Spain, mantuvo una animada conversación con otra abogada como Rosa Zarza, nueva senior partner de Garrigues desde el pasado 1 de enero, ambas abogadas laboralistas, tras concluir el evento, a la que se unió luego la periodista y comunicadora Mercedes Asorey, Copresidenta de la Sección de Comunicación y Derecho del ICAM.

En cuanto a la Junta de Gobierno del ICAM, estuvieron presentes junto a Eugenio Rabón, decano de la entidad colegial y José Ignacio Monedero, secretario general, los diputados José Ramón Couso, Ana Buitrago, Ester Mocholí y Javier Mata junto al director general de la entidad colegial, Gregorio García, también muy vinculados a la abogada homenajeada.

En el caso de Gregorio, recordó que estuvo cerca de veinte años en el Grupo Santander, donde coincidió con Lola: “tuve trato con ella en los últimos ocho años. Una persona que ha ejemplificado su pasión por la vida. Creo que es la persona mas vital y alegre que he conocido. Vivió siempre en positivo volcada a sus familia y amigos y a su trabajo, donde su capacidad de liderazgo fue notable. Es de las personas con más fuerza interior que he conocido”.

Además de este merecido homenaje, se dio a conocer en el transcurso del mismo que el Colegio de la Abogacía de Madrid cambiará la denominación del premio que convoca anualmente la sección de Abogacía de Empresa, que pasará a denominarse Premio Lola Conde, en memoria de esta prestigiosa abogada recientemente fallecida.

Javier Escolano
Javier Escolano
Periodista jurídico

Contenidos destacados

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

CONTENIDOS RELACIONADOS

Así cambiaron un grupo de mujeres valientes el sistema desde el...

El 2 de mayo de 1975 el Boletín Oficial del Estado publicaba una reforma sobre la situación jurídica de la mujer casada y los derechos y deberes de los cónyuges. Un texto que modificaba artículos del Código Civil y del Código de Comercio que acababa con la denominada licencia marital en España.

Algunos retos de eficiencia para una nueva regulación procesal

Con la abrupta finalización de la XIV Legislatura quedó en el...

Fernando Bejerano: “Somos conscientes que este 2024 puede ser clave para...

Fernando Bejerano es el director de Área de ADRs-MASC del Colegio de la Abogacía de Madrid, a la que pertenece MediaICAM, que celebra estos días la Semana de la Mediación