La inmediatez del mal determina las diferencias entre la extorsión y las amenazas lucrativas

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, de 27 de octubre de 2022. Recurso Nº: 5572/2020. Ponente: Excmo. Sr. D. Javier Hernández García.

Fundamento jurídico destacado

FCO CUARTO- (…) No parece cuestionable que el delito de extorsión del artículo 243 y el de amenazas del artículo 169.1º, ambos, CP comparten elementos de tipicidad, tanto objetivos como subjetivos, y finalidades de protección de bienes jurídicos coincidentes. Lo que sugiere un genuino concurso de normas cuya superación obliga a acudir a las reglas del artículo 8 CP. En particular, a la de especialidad.

El delito de extorsión se define doctrinalmente como un «delito de encuentro» porque el sujeto pasivo/ perjudicado es obligado a realizar un acto o negocio jurídico con valor económico del que resulta un perjuicio bien para el extorsionado o bien para un tercero -vid. STS 426/2017, de 14 de junio-. Modalidad de acción cooperativa que permite distinguirlo con suficiente nitidez del robo intimidatorio o violento. Además, la consumación se produce desde que se compele al sujeto pasivo a » realizar u omitir un acto jurídico en perjuicio de su patrimonio» -vid. STS 142/2020, de 13 de mayo-, por lo que cualquier episodio posterior pertenece no al tracto comisivo de la infracción, sino a su fase de agotamiento -vid. STS 159/2019, de 26 de marzo-. Por su parte, el delito de amenazas condicionales con contenido lucrativo se caracteriza porque la causación del mal anunciado a la persona amenazada se hace depender de una condición, es decir, de un acontecimiento futuro cuya realización depende de la voluntad del sujeto pasivo. La condición puede ser lícita o ilícita, lucrativa o no lucrativa. En las lucrativas concurre el específico ánimo de lucro, al tiempo que también se comprometen dos bienes jurídicos. La libertad, por un lado y el patrimonio, por otro.

(…) . Así, mientras que en el delito de extorsión se exige una relación directa entre la intimidación o violencia empleada y el objeto de la acción -que el sujeto pasivo otorgue el acto o el negocio jurídico-, en el delito de amenazas lucrativas la inmediatez del mal se difiere más en el tiempo, es decir, el resultado se sitúa más «a distancia» de la acción conminatoria típica -vid. SSTS 1382/99, de 29 de septiembre-. De igual modo, en atención al alcance de la condición establecida o del propósito conminatorio deberá calificarse como extorsión si la conducta esperada del sujo pasivo es el otorgamiento de un acto o negocio de apariencia jurídica – con independencia de que resulte nulo-, mientras que será amenaza lucrativa si lo que se pretende obtener es cualquier otra prestación, bien o activo con valor económico pero sin forma jurídica.

Para acceder al documento completo, pulsar aquí

De interés profesional

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

CONTENIDOS RELACIONADOS

Sentencia Tribunal Supremo 2 05/11/2019

Tribunal Supremo 2, 5-11-2019 , nº 533/2019, rec.1764/2018, Pte: Martínez Arrieta, Andrés ECLI: ES:TS:2019:3552 ANTECEDENTES DE HECHO El Juzgado...

El Supremo dictamina la inexistencia de prejudicialidad positiva en el proceso...

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, de 2 de...

¿Cuál es el convenio colectivo aplicable cuando la actividad del trabajador...

Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de...

Requisito de residencia del nacido en España para la concesión de...

Sentencia de la Audiencia Nacional, Sala de lo Contencioso, de fecha 15 de marzo de 2023. Ponente: José Luis Gil Ibáñez