Declaración de la víctima como prueba de cargo en delito de agresión sexual

Se debe analizar el testimonio desde la perspectiva de su credibilidad subjetiva, su credibilidad objetiva y persistencia en la incriminación

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, de 21 de abril de 2023. Recurso Nº: 10721/2022. Ponente: Excmo. Sr. D. Pablo Llarena Conde

La Sala tiene establecidos unos parámetros que, sin ser cada uno de ellos una exigencia axiomática para la validez del testimonio, sí facilitan que la verosimilitud responda a criterios lógicos y racionales, con elusión de posicionamientos internos o intuitivos del juez. Estos parámetros consisten en el análisis del testimonio desde la perspectiva de su credibilidad subjetiva, de su credibilidad objetiva y de la persistencia en la incriminación.

Fundamento jurídico avanzado

FCO PRIMERO (…) 1.3. Desde esta consideración de la función casacional como evaluadora de que la supervisión que ha hecho el Tribunal de apelación respete las reglas anteriormente expuestas de valoración del juicio probatorio del Tribunal de instancia, debe rechazarse la pretensión que sustenta el motivo.

La responsabilidad del acusado como autor de un delito continuado de abuso sexual con penetración perpetrado contra una hija de su pareja sobre la que ejercía funciones parentales, deriva esencialmente de la declaración de la joven y todas las objeciones que el recurrente esgrime sobre la credibilidad que el Tribunal de instancia otorgó a su relato fueron ya planteadas ante la Audiencia Provincial y en el recurso de apelación que se interpuso ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, rechazándose las observaciones de la defensa porque carecían de entidad como para debilitar la coherencia del análisis del material probatorio que permitió al Tribunal de instancia otorgar credibilidad al relato de la denunciante.

La jurisprudencia de este Tribunal y la doctrina del Tribunal Constitucional entienden que la declaración de la víctima puede ser considerada prueba de cargo suficiente para enervar la presunción de inocencia, incluso aunque fuese la única prueba disponible, lo que es frecuente que suceda en casos de delitos contra la libertad sexual, porque al producirse generalmente con absoluta clandestinidad, se dificulta la concurrencia de otra prueba diferenciada ( SSTC 229/1991, de 28 de noviembre; 64/1994, de 28 de febrero y 195/2002, de 28 de octubre, así como SSTS 339/2007, de 30 de abril; 187/2012, de 20 de marzo; 688/2012, de 27 de septiembre; 788/2012, de 24 de octubre; 469/2013, de 5 de junio; 553/2014, de 30 de junio; o 355/2015, de 28 de mayo, entre muchas otras). Pero si conforme con lo expuesto anteriormente la credibilidad del testimonio de la víctima corresponde evaluarla al órgano de enjuiciamiento, al Tribunal de casación le compete controlar la racionalidad de la valoración realizada por el Tribunal de instancia a partir de los parámetros de la lógica, la ciencia y la experiencia. Y para verificar la estructura racional del proceso valorativo de la declaración testifical de la víctima esta Sala tiene establecidos unos parámetros que, sin ser cada uno de ellos una exigencia axiomática para la validez del testimonio, sí facilitan que la verosimilitud responda a criterios lógicos y racionales, con elusión de posicionamientos internos o intuitivos del juez. Estos parámetros consisten en el análisis del testimonio desde la perspectiva de su credibilidad subjetiva, de su credibilidad objetiva y de la persistencia en la incriminación. La credibilidad subjetiva se refleja por una aptitud física del testigo para percibir lo que relata, cuando entra en confluencia con el plano psíquico, en el sentido de carecer el testigo de móviles espurios que debiliten la credibilidad de su versión. La credibilidad objetiva o verosimilitud de su testimonio, según pautas jurisprudenciales ya muy reiteradas, debe estar basada en la lógica de la declaración (coherencia interna), con el suplementario y relevante apoyo de datos objetivos que corroboren periféricamente la versión sustentada en el relato (coherencia externa).

Por último, la persistencia en la incriminación presta su eficacia analítica desde la evidencia de que los hechos vividos son únicos e inmutables, de modo que su descripción en sucesivas declaraciones no solo debe estar despojada de modificaciones esenciales, sino que debe ser concreta, eludir las vaguedades o generalidades, estar ausente de contradicciones y ofrecer una conexión lógica con las versiones ofrecidas con anterioridad.

Obviamente estos criterios son una guía para un análisis racional del fuste o de la solidez del testimonio, sin que se constituyan en el patrón inmutable y preciso desde el que extraer su validez o suficiencia. Como decíamos en nuestra sentencia 355/2015, de 28 de mayo, que «La deficiencia en uno de los parámetros no invalida la declaración, y puede compensarse con un reforzamiento en otro, pero cuando la declaración constituye la única prueba de cargo, una deficiente superación de los tres parámetros de contraste impide que la declaración inculpatoria pueda ser apta por sí misma para desvirtuar la presunción de inocencia».

Para acceder al documento completo de la sentencia, pulsar aquí

De interés profesional

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

CONTENIDOS RELACIONADOS

El Tribunal Supremo ratifica la legitimación de la promotora para demandar...

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, de 17 de abril de 2024

Delitos contra especies protegidas de la fauna silvestre

Análisis de la evolución del artículo 334 del Código Penal español de 1995, así como las críticas que ha recibido y la doctrina relacionada

El TS reafirma su doctrina sobre el delito de apropiación indebida

La necesidad de liquidación previa no es exigible cuando se trata de operaciones perfectamente concretadas

Declarar en fase sumarial como investigado y posteriormente en el plenario...

Sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, de 11 de...