Análisis

  • Ignacio Coloma Garrido. Secretario General de la Corte de Arbitraje del ICAM

Novedades de la Corte de Arbitraje del ICAM

Veintiocho años después de su fundación, la Junta de Gobierno ha decidido relanzar la corte de Arbitraje del colegio para situarla entre las más avanzadas del mundo. con ese objetivo, se ha aprobado una reforma de los Estatutos y del Reglamento de la corte que incorpora nuevas figuras como el árbitro de emergencia y el arbitraje estatutario. también se ha renovado y ordenado la lista de árbitros, sometida a un comité de Evaluación de nueva creación para garantizar la excelencia del servicio.

Noviembre, año 1990. En el marco de la Ley 36/1988, de 5 de diciembre, de Arbitraje, el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid pone en marcha su Corte de Arbitraje con la finalidad de desempeñar las funciones arbitrales que le atribuyen tanto la Ley de Colegios profesionales y el Estatuto General de la Abogacía, como los propios Estatutos colegiales. A diferencia de otras cortes o tribunales arbitrales, la Corte del Colegio de Madrid se constituyó como un servicio más de la Institución, careciendo en consecuencia de personalidad jurídica propia.

En el año 2010, y a iniciativa de José María Alonso—entonces diputado primero y presidente de la Corte de Arbitraje—, se aprobó un nuevo reglamento, basado en el del Club Español de Arbitraje, con el que se pretendía situarla al mismo nivel que las cortes de arbitraje más avanzadas del mundo. Con objeto de garantizar la función de servicio público para los ciudadanos, el Reglamento incluía un procedimiento sencillo para abordar asuntos de menor cuantía o sobre determinadas materias, permitiendo así administrar arbitrajes no comerciales para la resolución de controversias entre particulares.

La formación de la nueva lista de árbitros

Dos años antes, también a instancias de José María Alonso, se había elaborado la última lista de árbitros. En aquel entonces, lo único que se requería para formar parte de ella era ser colegiado del ICAM con una antigüedad de diez años y sin sanción alguna en el expediente profesional.

En un Colegio como el de Madrid, con más de 43.000 ejercientes, eso provocó que la lista abarcara cerca de 1.000 árbitros, de los cuales apenas una cuarta parte contaba con experiencia o formación específica en la materia, circunstancia que hacía muy problemática la designación con garantías de administrar   correctamente   el arbitraje.

Teniendo en cuenta este hecho, así como el tiempo transcurrido desde entonces, la nueva Junta de Gobierno consideró la conveniencia de proceder a la formación de una nueva lista estructurada por especialidades.

La renovación de la Corte de Arbitraje

Así, por acuerdo de Junta de Gobierno de 27 de febrero de 2018, se aprobaron y publicitaron las normas para la formación de la nueva lista, exigiendo—además de la antigüedad en la colegiación— experiencia y formación en materia de arbitraje, así como especialización en alguna de las materias jurídicas que pueden ser susceptibles de arbitraje. Como elemento novedoso, se nombró un Comité de Evaluación, integrado por árbitros de reconocido prestigio nacional e internacional, para examinar y evaluar los curriculums de los solicitantes, de tal manera que la inclusión en la lista de árbitros se acuerda por la Corte a propuesta de dicho Comité de Evaluación.

En paralelo al proceso de formación de la lista de árbitros, la Junta de Gobierno aprobó el pasado 6 de junio la reforma de los Estatutos y Reglamento de la Corte de Arbitraje.

La reforma de los Estatutos y del Reglamento de la Corte

En cuanto a los Estatutos, se han suprimido las funciones de mediación que la Corte tenía atribuidas anteriormente, tareas que desde hace tiempo el Colegio viene desarrollando a través de MediaICAM.

En relación a los requisitos para ser árbitro de la Corte, en la reforma de los Estatutos se ha introducido la posibilidad de que la Corte pueda eximir de los requisitos de colegiación y antigüedad a juristas en quienes concurra la circunstancia de reconocido prestigio en cualquier campo del Derecho, con independencia de su nacionalidad.

También se ha previsto que una vez formada la lista de árbitros se puedan producir nuevas incorporaciones, previa solicitud y a propuesta del Comité de Evaluación, que pasa a constituirse como un órgano permanente de la Corte.

Y, finalmente, se ha limitado a dos las veces que la Corte de Arbitraje puede designar a un mismo árbitro cuando le corresponde su designación, limitación que también se incorpora al Reglamento de la Corte.

Respecto a este último, la reforma contempla cuatro aspectos novedosos: en primer lugar, se introduce la figura del árbitro de emergencia (Art. 36, 5 y 6), al cual se encomiendan no solo la adopción de medidas cautelares con anterioridad a la constitución del tribunal arbitral, sino también las de anticipación y aseguramiento de prueba. Su actuación, en cuanto a la petición de nombramiento, actuaciones y decisión, se regula en un reglamento anexo; regulación que es similar a las establecidas en las cortes más avanzadas. Por otra parte, se incorpora en el Reglamento la figura del arbitraje estatutario, introducido en la Ley de Arbitraje a través de la reforma operada en la misma por la Ley 11/2011, de 20 de mayo. Dicha incorporación se realiza siguiendo el modelo recomendado por el Club Español del Arbitraje.

También se introducen pequeñas modificaciones en diversos artículos del Reglamento para complementar o mejorar su redacción. Por último, se modifica el Anexo relativo a las Costas para incorporar las correspondientes al árbitro de emergencia, así como la contribución de los árbitros a los Derechos de Administración de la Corte de Arbitraje mediante la cesión de un porcentaje de sus honorarios.

En relación a las costas del arbitraje, el Colegio siempre ha tratado de que los honorarios de árbitros y derechos de Corte en ella establecidos no sean disuasorios ni un obstáculo para el arbitraje, pensando, como ya se ha dicho, en el cumplimiento de su función como servicio público a los ciudadanos.

Por último, al margen de la reforma de los Estatutos y el Reglamento, también se ha renovado la imagen de la Corte y se ha puesto en funcionamiento una página web propia, a la que aún se está dotando de contenidos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de su navegación por nuestro sitio web y poder realizar análisis de navegación y, en su caso, registro de su sesión. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies. Pinche en el siguiente enlace para obtener más información más detallada, así como de la desactivación de cookies: Más información.

Acepto