Análisis

  • Jesús Molinera. Socio Director Área Laboral en Mateos & Ortiz Asociados

El cambio de horario debe ser debidamente justificado

Resumen de sentencia sobre conciliación de la vida familiar y laboral y concreción horaria

Para que la empresa tenga que seguir el procedimiento establecido en el art. 34.8 del Estatuto de los Trabajadores, modificado por la entrada en vigor del Real Decreto Ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, es preciso que las personas trabajadoras cumplan con el requisito de exponer en su solicitud de la modificación horaria el motivo de la misma.

Así lo reconocía recientemente el Juzgado de lo Social nº2 de Lugo al desestimar la demanda sobre conciliación de la vida laboral y familiar interpuesta por una trabajadora cuya solicitud de adaptación de jornada había sido desestimada por la empresa empleadora.

El letrado de la sociedad demandada, Jesús Molinera, alegó que la trabajadora, que ya tenía concedida una reducción de jornada, pero trabajando de lunes a domingo, y ahora pretendía trabajar las mismas horas de lunes a viernes, en base al art. 37, realmente lo que estaba solicitando era una modificación de su jornada en base al art. 38.4 y que la concesión de esta no es automática sino que requiere que la trabajadora manifieste la causa en que basa su petición, cosa que no hizo, y que por tanto, la negativa de la empresa sin que hubiese procedido a la apertura del periodo de consultas preceptivo, alegado por el abogado de la trabajadora, no  puede hacer que prospere  la demanda.

Según se recoge en la sentencia, “esta negativa empresarial resulta procedente en razón de los términos en que se expresaba la solicitud de la actora, en la cual como es de ver no exponía causa alguna para dicha modificación, limitándose a establecer un horario sin exponer causa alguna para ello que a su vez justificase el cambio de horario, pues tal como expresa el artículo citado, ésta ha de ser “razonable”, sin que aun a pesar de no haberse abierto periodo de negociación alguno, la comunicación de la empresa nada tenía que justificar para su denegación. Y sin que tampoco en el acto del juicio la parte actora hubiera siquiera citado, ya no acreditado, la causa por la que solicitaba dicho desplazamiento horario, por lo que no puede pretenderse que la sola existencia de un hijo menor de 12 años ampare sin más un derecho que no es automático y que deber ser debidamente justificado.”

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de su navegación por nuestro sitio web y poder realizar análisis de navegación y, en su caso, registro de su sesión. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies. Pinche en el siguiente enlace para obtener más información más detallada, así como de la desactivación de cookies: Más información.

Acepto