Jurisprudencia

Sentencia Tribunal Supremo Sala 3ª 18/09/2018

Tribunal Supremo Sala 3ª, 18-09-2018 , 1385/2018

Procedimiento: Recurso de casación

Pte: Requero Ibáñez, José Luis

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-Ante la Sección de Ejecuciones y Extensiones de Efectos, Grupo 7, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la representación procesal de doña Aurelia solicitó se procediera a la extensión a su favor de los efectos de la sentencia firme dictada por ese tribunal con fecha 6 de mayo de 2014 en el recurso 416/2012 .

SEGUNDO.- La citada Sección dictó auto de 23 de octubre de 2015 cuyo fallo dice literalmente:

«Estimar la solicitud de extensión de efectos promovida por D./Dña. Aurelia respecto de lasentencia dictada por este Tribunal con fecha 06/05/2014 en el recurso 416/2012y, por consiguiente reconocerle el derecho a ser retribuido por las guardias sanitarias realizadas por el valor de la hora ordinaria de trabajo, con el límite de la prescripción, así como de los periodos denegados expresamente por resolución administrativa, y descontando del importe resultante las cantidades percibidas en concepto de complemento de productividad, con imposición a la Administración de las costas del incidente, con el límite fijado en el último fundamento de derecho de este auto.»

TERCERO.-Contra el referido auto preparó recurso de reposición la Abogacía del Estado y que, previo traslado a las demás partes personadas, fue desestimado por auto de 9 de febrero de 2016 .

CUARTO.-Contra el auto reseñado preparó recurso de casación la Abogacía del Estado que la Sección de Ejecuciones y Extensiones de Efectos, Grupo 7, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid tuvo por preparado mediante diligencia de ordenación de 10 de marzo de 2016 en la que, al tiempo, ordenaba remitir las actuaciones al Tribunal Supremo, previo emplazamiento de los litigantes.

QUINTO.-Emplazadas las partes y comparecidas en tiempo y forma ante este Tribunal Supremo, la recurrente presentó el escrito de interposición del recurso de casación basado, en síntesis y tras exponer los antecedentes que consideró de interés, en los siguientes motivos:

1º Al amparo del artículo 88.1.b) de la Ley 29/1998, de 13 de julio , reguladora de la Jurisdicción Contencioso-administrativa (en adelante, LJCA) por incompetencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid para conocer de este asunto, cuyo conocimiento corresponde a los Juzgados Centrales de lo Contencioso Administrativo, en concreto por infracción de las siguientes normas: 7, 9.a), 5 y 110.1.b) de la LJCA en relación con el artículo 13 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (en adelante Ley 30/1992), la disposición transitoria del Real Decreto 1887/2011 de 30 de diciembre y el artículo 5 del Real Decreto 400/2012 de 17 de febrero , por el que se desarrolla la estructura básica del Ministerio del Interior; más la jurisprudencia que cita.

2º Por infracción del artículo 110.5.c) de la LJCA al amparo de los artículos 87.2 y 88.1.d) de la LJCA .

3º Por infracción del artículo 110.1.a) de la LJCA al amparo de los artículos 87.2 y 88.1.d) de la LJCA , así como por infracción en la apreciación de los requisitos que el precepto contiene y por infracción de las reglas sobre la sana crítica en la valoración de la prueba, al llevar a cabo el juzgador una valoración de los datos que es arbitraria e irrazonable y vulnera los artículos 9.3 y 24 de la Constitución .

SEXTO.-Por diligencia de ordenación de 3 de noviembre de 2016 se acordó entregar copia del escrito de formalización del recurso a la parte comparecida como recurrida a fin de que, en el plazo de treinta días, formalizara su escrito de oposición, lo que realizó la representación procesal de doña Aurelia solicitando la inadmisión y subsidiariamente la desestimación de los tres motivos de casación por las razones que constan en su escrito.

SÉPTIMO.-Conclusas las actuaciones, por providencia de 31 de mayo de 2018 se designó Magistrado ponente y se señaló este recurso para votación y fallo el día 11 de septiembre de 2018, fecha en que tuvo lugar el acto.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-De conformidad con el artículo 87.2 de la LJCA , la Abogacía del Estado interpone recurso de casación contra los autos reseñados en los Antecedentes de Hecho Segundo y Tercero de esta sentencia, por los que la Sala de instancia acuerda a favor del ahora recurrido y al amparo del artículo 110 de la LJCA , la extensión de los efectos de la sentencia de fecha 6 de mayo de 2014, dictada en el recurso contencioso-administrativo 416/2012 .

SEGUNDO.-Esta Sala y Sección se ha pronunciado ya en diversas sentencias sobre la conformidad a Derecho de la extensión ahora acordada jurisdiccionalmente y ahora impugnada, sentencias que han confirmado autos dictados respecto de funcionarios del Cuerpo de Sanidad Penitenciaria. Baste a estos efectos citar las sentencias de 10 y 25 de mayo , 5 y 13 de junio , 3 de julio y 26 de septiembre, todas de 2017 , y dos de 11 de julio de 2018 ( recursos de casación 993 , 957 , 971 , 995 , 959 , 965 , 990 y 996/2016 , respectivamente).

TERCERO.-En el presente caso la funcionaria recurrida pertenece al personal sanitario de Instituciones Penitenciarias e invocó como sentencia cuya extensión de efectos interesó la ya citada de 6 de mayo de 2014, dictada por la Sección Séptima de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, sentencia que, a su vez, se remitía a otras dictadas por la misma Sala. Tal sentencia se dictó en favor de otra funcionaria, perteneciente al mismo Cuerpo y destinada en el Penitenciario Madrid V (Soto del Real).

CUARTO.-Respecto del motivo Primero se rechaza la inadmisión que alega la parte recurrida pues fue ya anunciado en el escrito de preparación, que es lo relevante a efectos de apreciar la necesaria congruencia entre lo planteado en ese momento procesal y los motivos que más tarde se hacen valer en el escrito de interposición del recurso de casación; y añádase que lo que centra tal motivo -incompetencia objetiva de la Sala de instancia- fue una cuestión sobre la que dicho tribunal se pronunció, luego no es una cuestión nueva, introducida en casación. En consecuencia, que tal motivo no figurase en el "informe de viabilidad de la administración" a los efectos de promover este recurso, tendrá un alcance interno para dicha Administración, pero no afecta la admisibilidad del recurso.

QUINTO.-En cuanto al fondo, al amparo del artículo 88.1.b) de la LJCA , la Abogacía del Estado invoca la infracción de los preceptos reseñados en el Antecedente de Hecho Quinto.1º de esta sentencia. Considera que la Sala de instancia era incompetente para conocer de la extensión de efectos interesada conforme al artículo 110 de la LJCA . Entiende que la competencia para conocer de la extensión de efectos corresponde a los Juzgados Centrales de lo Contencioso-administrativo, pues dentro de la regulación hecha por Orden INT/50/2010 de 12 de enero, de la estructura orgánica del Ministerio del Interior, corresponde a la Dirección General de Gestión de Recursos de Instituciones Penitenciarias el conocimiento de la distribución del complemento de productividad, por delegación del Ministro, competencia ejercida actualmente y también por delegación, por el Secretario General de Instituciones Penitenciarias, cuyos actos son enjuiciables por los Juzgados Centrales de lo Contencioso-administrativo.

SEXTO.-Se desestima tal motivo de casación pues tal y como ya dijo esta Sala y Sección en su sentencia del pasado 25 de mayo de 2017 (recurso de casación 957/2017) « basta para la desestimación de este motivo con señalar que esta Sala Terceraha venido declarando en las cuestiones de competencia suscitadas entre las Salas de los Tribunales Superiores de Justicia y los Juzgados Centrales, concretamente en Sentencias de 27 de enero de 2011 (cuestión de competencia nº 96/2010), de 8 de septiembre de 2011 (cuestión de competencia nº 33/2011), y de 25 de octubre de 2012 (cuestión de competencia nº 18/2012), que la competencia para conocer de los recursos interpuestos contra la Resolución de la Directora General de Instituciones Penitenciarias que desestiman de los funcionarios del Cuerpo Facultativo de Sanidad Penitenciaria, interesando el abono de determinadas cantidades en concepto de guardias médicas, corresponde a las Salas de lo Contencioso administrativo de los Tribunales Superiores de Justicia».

SÉPTIMO.-También se rechaza la inadmisión del motivo segundo. En efecto, en él, y al amparo del 88.1.d) de la LJCA, plantea la Abogacía del Estado la infracción del artículo 110.5.c) de la LJCA , esto es, entiende que para la ahora recurrida se dictaron resoluciones «que, habiendo causado estado en vía administrativa, fuere[n]consentida[s]y firme[s]por no haber promovido recurso contencioso-administrativo». Se trata de una cuestión que no es nueva pues tal motivo sí fue anunciado en su escrito de preparación, en concreto en el apartado F).

OCTAVO.-Admitido tal motivo, en cuanto al fondo ya fue desestimado por las sentencias de esta Sala y Sección de 25 de mayo y 3 de julio de 2017 ( recursos de casación 957 y 959/2016 ) con base en las siguientes razones que se exponen reproduciendo la primera de esas sentencias:

«Se sostiene que concurre cosa juzgada, porque la parte ahora recurrida solicitó la extensión de efectos en 2005, y mediante Auto de 21 de marzo de 2007, recaído en el recurso contencioso administrativo nº 137/2003, fue denegada dicha pretensión a los solicitantes, entre los que se encontraba la recurrente.

»El contenido de este motivo es una cuestión nueva y, por tanto, no abordada por la resolución recurrida, toda vez que no fue invocada en el escrito de contestación a la demanda deducido en el recurso contencioso administrativo. De modo que no puede servir de fundamento al recurso, ya que la casación, por su propia naturaleza, fundamento y finalidad, únicamente puede sustentarse sobre infracciones de normas que hayan sido oportunamente invocadas en el proceso o consideradas por la resolución impugnada.

»Pero es que, además, entre el citado Auto de 21 de marzo de 2007 y el ahora impugnado no concurren las identidades propias de la cosa juzgada material. Esto es, la triple identidad de sujetos, fundamentos y pretensiones. Téngase en cuenta que el auto que se recurre extiende los efectos de la sentencia que reconoce el derecho a las diferencias retributivas entre la hora trabajada en la jornada ordinaria y la correspondiente a las guardias. Mientras que el Auto de 2007 que se trae a colación, además de tratarse de la denegación de efectos de otra sentencia, otro periodo temporal y otro marco jurídico de aplicación, lo cierto es que la misma se refiere al derecho a la duración media del trabajo que no exceda de 48 horas semanales, incluidos los tiempos de guardia de presencia física».

NOVENO.-Finalmente respecto del motivo Tercero se rechaza su inadmisión, pues si bien es parco en su redacción, del tenor del escrito de casación se deduce cuál es su fundamento, tan es así que la parte recurrida ha podido oponerse al mismo por razón de su fundamentación. Y entrando en el fondo, tal motivo se plantea en los términos expuestos en el Antecedente de Hecho Quinto.3º y frente a los alegatos que la Abogacía del Estado hizo valer en los recursos citados en el Fundamento de Derecho Segundo de esta sentencia, la Sala ha sostenido lo siguiente, citándose a estos efectos el Fundamento de Derecho Quinto de la sentencia de 10 de mayo de 2017 (recurso de casación 993/2016 ):

«Es verdad que la jurisprudencia ha puesto de manifiesto que el legislador quiere que exista identidad y no parecido o semejanza. Ahora bien, esa misma jurisprudencia ha considerado que la identidad se refiere a la posición jurídica, es decir que tiene un carácter sustancial de manera que no se ve excluida por aspectos accidentales como pueden serlo las fechas o los lugares o, en general, aquellos otros factores que no inciden en dicha posición [sentencias de la Sección Séptima de 14 de diciembre de 2015 (casación 2224/2014),20 de noviembre de 2013 (casación 3161/2012),20 de julio de 2012 (casación 631/2011),21 de junio de 2012 (casación 4652/2011y4540/2011)]. En otras palabras, la identidad requerida por el artículo 110.1 a) no puede significar en supuestos como el que nos ocupa que se trate del mismo centro penitenciario o de los mismos períodos o del mismo número de guardias si es que de esos extremos no resultan diferencias en el régimen jurídico. Es decir, no suponen variaciones en la cuestión esencial que en este caso era la del derecho a la retribución de las horas de guardia conforme al valor de la hora ordinaria de trabajo. Un entendimiento de ese tipo ni ha sido sostenido por esta Sala ni tendría sentido pues desnaturalizaría la institución de la extensión de efectos de sentencias firmes convirtiéndola en inaplicable.

»Los autos de la Sección Séptima de la Sala de Madrid explican bien por qué carecen de relevancia las diferencias apuntadas por el Abogado del Estado y no es preciso abundar más al respecto sino que basta con remitirnos a ellos.

»Sí conviene observar que las sentencias de esta Sala que, según el Abogado del Estado, resuelven en sentido contrario a como lo han hecho los autos objeto de este recurso de casación la misma cuestión, se pronuncian en un asunto claramente diferente al que nos ocupa.

»Así, esassentencias de 2y9 de diciembre de 2015(casación 3788y3862/2014) se refieren a la extensión de efectos de una sentencia que reconoció al recurrente, capitán de la Guardia Civil, miembro del Cuerpo de Mutilados, el derecho a percibir el porcentaje del 36% del sueldo que le correspondía según su empleo en concepto de pensión de mutilación por estar en posesión de la medalla de mutilado. Quienes pretendían la extensión de efectos en ambos casos eran tenientes de Infantería del Ejército de Tierra y la razón determinante de la improcedencia de la extensión, ya negada en la instancia y confirmada por esta Sala, fue esa distinta pertenencia.

»Sin embargo, el debate en esos casos no estuvo planteado en los términos en que lo está éste. No se produjo respecto de funcionarios sometidos al mismo régimen jurídico general, pues no es el mismo el propio de las Fuerzas Armadas y el de la Guardia Civil. Ni versó respecto de funcionarios comprendidos en el mismo marco jurídico específico de la asistencia sanitaria por funcionarios de cuerpos propios a los internos en las Instituciones Penitenciarias. Ni, en fin, se planteó, como sí se ha planteado aquí, respecto de la retribución de una concreta actividad que deben realizar por igual los facultativos y los ayudantes técnicos sanitarios de esos cuerpos».

DÉCIMO.-En el presente recurso, los autos impugnados admiten la identidad de supuestos entre el caso de la funcionaria a la que se refería la sentencia objeto de extensión y doña Aurelia , pues se trata de personal sanitario de Instituciones Penitenciarias; además ambos desempeñan funciones de guardia fuera de la jornada de trabajo percibiendo por las mismas una cuantía inferior a la hora ordinaria de trabajo. Por otra parte la Sala ha venido declarando que no hay infracción del ordenamiento jurídico -en este caso, falta de las circunstancias del artículo 110.1 de la LJCA - por el hecho de que el interesado y el empleado público que obtuvo la sentencia favorable cuya extensión de efectos se pretende, presten servicios en distintos centros penitenciarios o que las cantidades reclamadas no coincidan, pues lo determinante es la identidad sustancial de situación jurídica.

UNDÉCIMO.-A tenor de lo establecido por el artículo 139.2 de la LJCA , procede imponer las costas a la parte recurrente pues no se aprecian razones que justifiquen no hacerlo. A tal efecto, la Sala, haciendo uso de la facultad reconocida en el apartado 3 de ese precepto legal, señala como cifra máxima a que asciende la imposición de costas por todos los conceptos la de 3000 euros. Para la fijación de la expresada cantidad se tienen en cuenta los criterios seguidos habitualmente por esta Sala en razón de las circunstancias del asunto y de la dificultad que comporta.

FALLO

Por todo lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad que le confiere la Constitución, esta Sala ha decidido

PRIMERO.-Se desestima el presente recurso de casación interpuesto por laABOGACÍA DEL ESTADOcontra el auto de 23 de octubre de 2015 , confirmado en reposición por el de 9 de febrero de 2016 , dictados ambos por la Sección de Ejecuciones y Extensiones de Efectos, Grupo 7, de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid en la pieza de extensión de efectos de la sentencia de la Sección Séptima de esa Sala de 6 de mayo de 2014, dictada en el recurso contencioso-administrativo 416/2012 .

SEGUNDO.-Se hace imposición de las costas en los términos señalados en el último de los Fundamentos de Derecho.

Notifíquese esta resolución a las partes e insértese en la colección legislativa.

Así se acuerda y firma.

PUBLICACIÓN.-Leída y publicada ha sido la anterior Sentencia por el Excmo. Sr. D. Jose Luis Requero Ibañez, estando constituida la Sala en Audiencia Pública, de lo que certifico.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener información de su navegación por nuestro sitio web y poder realizar análisis de navegación y, en su caso, registro de su sesión. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies. Pinche en el siguiente enlace para obtener más información más detallada, así como de la desactivación de cookies: Más información.

Acepto