Table of Contents Table of Contents
Previous Page  7 / 72 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 7 / 72 Next Page
Page Background

otrosí

|

Número 12

| 2016

7

NOtIcIAS

Cientos de ciudadanos dejan sus mensajes

en la

“Valla de la Vergüenza”

ƒ

Cerca de un millar de firmas en solidaridad con los refugiados

ƒ

La Exposición “11 vidas en 11 maletas” del Consejo de la Abogacía sigue su

recorrido por otros Colegios

Desde el pasado 19 de septiembre y hasta el

23 de octubre, el Colegio acogió en su sede

central la Exposición “11 vidas en 11 maletas”,

donde cientos de personas de todas las edades,

visitaron y recorrieron la Exposición, dejando

sus mensajes colgados en la “Valla de la Ver-

güenza”, en defensa de los derechos de los

refugiados, en una reproducción a escala de la

valla en frontera, en la fachada de la céntrica

calle Serrano de la capital.

La “Valla de la vergüenza” recibió más de 500

mensajes de apoyo, reconocimiento y solidari-

dad, además de recogerse otras tantas firmas

en el libro de visitas.

La Exposición y una réplica en pequeña es-

cala con concertinas incluidas fue visitada por

alumnos de distintos centros educativos, entre

los 11 y 17 años; por estudiantes de Derecho

de distintas Universidades y del Máster de ac-

ceso al ejercicio de la Abogacía; así como por

transeúntes y personas de todos los puntos del

planeta: Brasil, Alemania, Argentina, Colombia,

Marruecos, Austria, Suiza, Reino Unido o Estados

Unidos, entre otros.

Entre los mensajes escritos en castellano, inglés,

portugués, italiano, y otros idiomas, se podían leer

frases como:

“que la conciencia del ser humano no se

diluya en la sociedad materialista que hemos creado

entre todos. Más conocimiento y menos ignorancia”;

“Lo que necesitamos sonmás puentes ymenos muros”;

“imagina que te pasa a ti”; “hay dos clases de europeos:

aquellos que sienten vergüenza por lo que Europa está

haciendo con los refugiados. Los que la sentirán”; “¿Es

justo la palabra ‘refugiados’? Nadie les está refugiando”.

Los ciudadanos dejan sus mensajes en la “valla de la vergüenza”