29 de julio de 2014
Turno de Oficio

Turno de oficio: abogados por amor al arte

Los abogados que prestan asistencia jurídica gratuita se quejan del retraso en los pagos y aseguran que les cuesta dinero.

ABC día 26/04/2012
 
Trabajar en el turno de oficio es, cada día más, un ejercicio de altruismo. Los abogados de la Comunidad de Madrid inscritos en este servicio, que garantiza la asistencia jurídica gratuita a aquellas personas que no pueden pagarla, llevan un año sin cobrar por el trabajo realizado. Es más, ponen dinero de su bolsillo ya que tienen que sufragar todos los gastos derivados de la asistencia (desplazamientos, material de oficina, teléfono, etcétera). A finales del mes pasado, el Colegio de Abogados de Madrid aún no había cobrado los 22.618.448,66 euros correspondientes al segundo, tercer y cuarto trimestres de 2011.
 
La actual situación de crisis económica no ha hecho sino empeorar las cosas. La financiación del turno de oficio corresponde a los gobiernos locales en aquellas comunidades autónomas con competencias en materia de Justicia y al ministerio del ramo en el resto. La Administración central se hace cargo también de pagar a los letrados de oficio que llevan causas en el Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo y Audiencia Nacional, órganos con competencias en todo el territorio español. Alberto Ruiz-Gallardón ha anunciado que en 2013 se destinarán 34,2 millones de euros (un 7,22 por ciento más que este año) a financiar la justicia gratuita, un incremento que, según los cálculos del ministro, será posible gracias a las nuevas tasas judiciales, cuya recaudación se destinará a este servicio.
 
Situación agravada
 
Las dificultades económicas que atraviesan las administraciones en general repercute de forma directa en la asistencia jurídica gratuita, que en muchos casos sigue funcionando gracias a la entrega de los profesionales, aunque poco a poco, según cuentan a ABC los propios abogados, “son muchos los que se dan de baja porque nos cuesta dinero”.
 
En la Comunidad de Madrid, los abogados de oficio llevan un año sin cobrar. Pueden hacerlo, explican, a través de una especie de línea de crédito pactada entre los bancos y el gobierno local, pero los intereses no se los devuelve nadie. “Vas al banco, pides el dinero y te lo dan con un recargo del 6 por ciento. Luego la Comunidad de Madrid arregla cuentas con el banco, pero los intereses los pagamos nosotros”, aseguran.
 
Comunicado del Colegio de Madrid
 
Los abogados madrileños del turno de oficio se enfrentan ahora a otro problema: la Comunidad de Madrid quiere retrasar el pago de los servicios hasta el momento en que se resuelva el expediente que determina si el detenido al que ya han asistido tiene o no derecho, por su situación económica, a la justicia gratuita. Es decir, prestan el servicio pero no saben si van a cobrar por ello. El pasado 21 de marzo, el Colegio de Abogados hizo llegar un comunicado a todos los letrados inscritos en el turno de oficio para informarles de la decisión del Gobierno autonómico y del “frontal rechazo” expresado por el Colegio a esta medida.
 
En otras comunidades autónomas, como Valencia o Andalucía, las tarifas establecidas para la asistencia jurídica gratuita han bajado, según denuncian los propios abogados. En Madrid, cada abogado de oficio cobra 180 euros por un día de guardia, sea cual sea el número de detenidos que tengan que asistir (de media, entre 4 y 6, aunque la cifra es muy variable); si la guardia es en la Audiencia Nacional, la cantidad baja hasta los 150 euros. Por cada procedimiento penal que asumen, dure lo que dure desde que se produce la detención hasta que recae la sentencia, reciben 300 euros. Si es en la jurisdicción Social, 180; 360 euros cuando el asunto es Civil.
 
Más de 300.000 avisos al año
 
El Colegio de Abogados de Madrid atiende cada año más de 300.000 llamadas de comisarías, juzgados y centros de detenidos que reclaman un abogado del turno de oficio. Cada día, un número variable de letrados están de guardia para prestar esa asistencia. Desde las diez de la noche de un día y hasta las diez de la noche del día siguiente, su “prioridad” será acudir allí a donde le envíe el Colegio. Ningún asunto de su despacho profesional será más urgente.
 
Son jornadas “intensas”, “maratonianas”, relatan a ABC dos letradas. “Vamos de un sitio para otro, aunque se intenta que los desplazamientos no sean muy largos para que no perdamos mucho tiempo por el camino”. En un día pueden atender a una media de 4, 5 ó 6 personas (“incluso más si coincide con una redada de la Policía”) en comisaría. Y aunque la guardia concluye pasadas 24 horas, en la práctica se prolonga hasta dos o tres días. “Un detenido de hoy, pasará a disposición mañana o pasado mañana (según el arresto se haya producido por la mañana o por la noche), y también hay que ir con él al juzgado”, explican.