17 de septiembre de 2014
TRIBUNAL SUPREMO

Delito de estafa agravada del artículo 248, 249 y 250.1.1º y 5º y 2. Imposición de la pena mínima establecida al no concurrir otras circunstancias específicas que determinen una mayor agravación punitiva

Sentencia del Tribunal Supremo de 13 de Noviembre, recurso nº 916/2012. Ponente: Excmo Sr. D Candido Conde-Pumpido Tourón.

Estimación parcial. La grave situación económica unida al hecho de que la estafa tuviese como objeto bienes de primera necesidad, como es una vivienda, determina el marco punitivo de cuatro a ocho años de prisión pues de otro modo la pena seria mucho menos rigurosa, de uno a seis años de prisión. En consecuencia, estas mismas circunstancias no pueden computarse doblemente en perjuicio del acusado, primero determinando un marco punitivo más riguroso, y después exacerbando la pena dentro de dicho marco.

FJCO DÉCIMO.- (…) Esta pena viene determinada, como señala la sentencia impugnada, por la concurrencia de las circunstancias 1º y 5º del art 250. 1 del Código Penal, en su redacción vigente, que el Tribunal considera más favorable, determinada por la LO 5/2010. El marco punitivo es el de cuatro a ocho años de prisión, y dentro del mismo, el Tribunal estima procedente imponer al acusado la pena de cinco años y seis meses de prisión, por estimar fundamentalmente que los hechos son graves pues el perjudicado, persona que no dispone de grandes recursos, inmigrante y con un hijo pequeño a su cargo, se encuentra ocupando como vivienda un local no apto para tal uso, habiendo tenido que formalizar una hipoteca para su compra, lo que le pone en una situación delicada.
 
Todo esto es verdad pero también lo es que dichas circunstancias ya han sido tomadas en cuenta por el Legislador para establecer el riguroso marco punitivo de cuatro a ocho años de prisión para este tipo de estafas, que se refieren a viviendas y que ponen al perjudicado en una delicada situación económica. Cuando los hechos ocurrieron, además, estaba vigente la anterior redacción del Código Penal, y en ésta la especial gravedad venia especialmente relacionada con la entidad del perjuicio y con la situación económica en que deje a la víctima y a su familia.
 
Es esta grave situación económica (art 250 1. 6º, en la redacción vigente cuando ocurrieron los hechos), la que unida al hecho de que la estafa tuviese como objeto bienes de primera necesidad, como lo es una vivienda (art 250 1. 1º), determina el marco punitivo de cuatro a ocho años de prisión (art 250 2.), pues de otro modo la pena seria mucho menos rigurosa, de uno a seis años de prisión, (art 250 1).
 
En consecuencia, estas mismas circunstancias no pueden computarse doblemente en perjuicio del acusado, primero determinando un marco punitivo más riguroso, y después exacerbando la pena dentro de dicho marco. Procede, por tanto, estimar parcialmente el recurso, imponiendo al recurrente la pena de cuatro años, que es la mínima establecida por el Legislador para el delito de estafa hiper-agravado del párrafo segundo del art 250 del Código Penal , al no concurrir otras circunstancias específicas que determinen una mayor agravación punitiva”.

AdjuntoTamaño
Sentencia del Tribunal Supremo de 13 de Noviembre, recurso nº 916/2012. Ponente: Excmo Sr. D Candido Conde-Pumpido Tourón.58.6 KB