16 de abril de 2014
TRIBUNAL SUPREMO. CIVIL

CONTRATO DE ARRENDAMIENTO URBANO. NOVACIÓN MODIFICATIVA Y EXTINTIVA. PRESUPUESTOS DE LA CLÁUSULA “REBUS SIC STANTIBUS”

SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO. SALA DE LO CIVIL, DE 27 DE ABRIL DE 2012. RECURSO Nº 1628/2008.

Reitera como doctrina jurisprudencial que la posibilidad de revisión de un contrato, con aplicación del principio general de la cláusula llamada «rebus sic stantibus», exige los requisitos de: “alteración de las circunstancias entre el momento de la perfección del contrato y el de consumación, desproporción exorbitante entre las prestaciones de las partes, lo que ha de haber producido por un riesgo imprevisible y la subsidiaridad por no caber otro remedio”.

Contrato de arrendamiento de 1977. Improcedencia de la resolución del contrato. Inexistencia de desproporción de las prestaciones por circunstancias sobrevenidas imprevisibles. El transcurso del tiempo en contratos de tan prolongada duración como son los de arrendamiento, y la transformación económica de un país, producida, entre otros motivos, por dicho devenir, no puede servir de fundamento para el cumplimiento de los requisitos requeridos por la jurisprudencia para llegar a la existencia de un desequilibrio desproporcionado entre las prestaciones fundado en circunstancias imprevisibles, pues las circunstancias referidas no pueden tener tal calificación; en efecto, el contrato suscrito por los litigantes, en previsión, ya desde su inicio, de la gran duración del arrendamiento, contiene cláusulas de actualización de renta y, con la objetivo de evitar los desequilibrios desproporcionados derivados de la duración de los contratos de arrendamiento en general, la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 integra normas de actualización de renta, como indica la demandada en este recurso.

AdjuntoTamaño
SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO. SALA DE LO CIVIL, DE 27 DE ABRIL DE 2012. RECURSO Nº 1628/200869 KB